¿Qué es lo que buscas?

«Norma general técnica para la racionalización del uso de antimicrobianos en atención clínica»

“PLAN NACIONAL CONTRA RESISTENCIA A LOS ANTIMICROBIANOS”

Parte IV. Rol de los/as Médicos/as Microbiólogos/as

18 de noviembre 2021

En Chile, el 2017 se generó un Plan Nacional contra la resistencia a los antimicrobianos, según Res. Ex. No 892, cuyo objetivo consiste en reducir el riesgo de emergencia y diseminación de la resistencia a los antimicrobianos. Dentro de sus cinco líneas de acción está el control del uso de
antimicrobianos en distintos sectores, desarrollándose la Norma general técnica No 210, aprobada el 29 de diciembre del 2020, la cual establece crear programas responsables de la optimización del uso de antimicrobianos (PROA), en hospitales de mediana y alta complejidad.

Establecer un equipo multidisciplinario para el desarrollo del PROA es esencial en la promoción de una atención segura a los pacientes. La evolución de la Microbiología clínica, junto con la crisis actual de resistencia antimicrobiana, y la resultante necesidad de optimizar el tratamiento de las infecciones , han reforzado la importancia de considerar la participación de Microbiólogos clínicos en los programas de optimización del uso de antimicrobianos.

El Microbiólogo clínico y el Laboratorio de Microbiología juegan un papel fundamental en el desarrollo y éxito de un Programa de Optimización del uso de Antimicrobianos (PROA) en una institución . La información entregada por el laboratorio debe ser precisa y de calidad pues no solo es la base para la definición de una terapia antibiótica individual sino también permite conocer los agentes infecciosos más prevalentes y elaborar las tasas de resistencia a los antimicrobianos de ese establecimiento . Esta información no solo es muy relevante para establecer una terapia empírica y en la aplicación oportuna de medidas de control de infecciones de un centro asistencial, sino que también es muy importante a nivel nacional al momento de consolidar los datos de vigilancia de resistencia antimicrobiana del país.

Junto con lo anterior y debido a la permanente aparición y resurgimiento de microorganismos capaces de generar cuadros infecciosos, es un desafío permanente para el laboratorio de Microbiología y el Microbiólogo incorporar nuevas y mejores técnicas diagnósticas, ajustando periódicamente los estudios de susceptibilidad a antimicrobianos según estándares internacionales, reforzando siempre la correcta toma y transporte de muestras , así como también asegurando la entrega de resultados veraces y oportunos. Esto exige estar en una constante revisión y análisis crítico de la literatura médica, para optimizar el diagnóstico microbiológico en todos sus ámbitos y llevarlo a una gestión centrada en el paciente que permita una atención de calidad, más segura, eficaz y eficiente.

Además de definir los lineamientos internos de un laboratorio de Microbiología y para llevar este conocimiento hacia la clínica , el Microbiólogo clínico juega un rol esencial al trabajar en contacto directo con diferentes especialistas , fundamentalmente con los Infectólogos, para proveer las mejores prácticas para el diagnóstico de infecciones y promover el uso adecuado de los antimicrobianos , además de notificar cuando se detecten infecciones críticas, mantener una comunicación regular paciente-específico cuando se requiera , realizar vigilancia de resistencia y
asesoría terapéutica, en ocasiones donde no se encuentran alternativas, dentro de muchas otras actividades.

La presencia de un equipo de PROA, permitirá además fomentar actividades de educación continua, que es un eslabón perdido con los prescriptores. Estas actividades deben promover una comunicación más fluida entre los médicos y el laboratorio, permitiendo al microbiólogo proveer
conocimiento de mecanismos de resistencia, interacción microorganismo-huésped-ambiente, para guiar el uso e interpretación de resultados de pruebas de susceptibilidad y de nuevas tecnologías.

Sin duda, la participación de la Microbiología en los PROA, permitirá identificar oportunidades de intervención y mejorar prácticas que tendrán impacto en los resultados clínicos de los pacientes, orientando de mejor manera la toma de decisiones terapéuticas y desde luego con ello llevar a un uso racional de los antimicrobianos.

Dra. M. Victoria Moreno.
Dra. Mónica Lafourcade.
Médicos Microbiólogos Clínicos
Sociedad Chilena de Infectología

Referencias

Descargar PDF